¿Qué hacemos con Trump?

Jorge Zepeda Patterson

Pensándolo bien… 

El presidente de EE UU es capaz de empujar, morder, acosar y al final salirse con la suya porque el resto del mundo prefiere un mal arreglo que un pleito plagado de infamias

Para que exista un “buleador” con éxito se necesitan víctimas dispuestas a ser “buleadas”. Donald Trump es capaz de empujar, morder, acosar y al final salirse con la suya porque el resto del mundo prefiere un mal arreglo que un pleito plagado de infamias, mal gusto, indigno. No hay manera de ganar una partida de ajedrez a alguien que mueve las piezas cuando no estás mirando o miente a sabiendas diciéndote que una vez más es su turno y no el tuyo.

La renegociación del Tratado de Libre Comercio entre México y Estados Unidos recién ventilada al público, ha sido vendida por Trump como un triunfo personal y una misión cumplida. Desde la Casa Blanca el presidente la ha anunciado prácticamente como si fuese el fin del Nafta como lo prometió en campaña y hubiese sido sustituido por un nuevo acuerdo que pone a México en su lugar en beneficio de los obreros y productores estadounidenses.

Ciertamente México hizo concesiones con tal de salvar el tratado comercial, pero estos distan de comprometer la estrategia de desarrollo económico que enlazó las cadenas de producción a lo largo de los tres países norteamericanos a partir de la firma del tratado en los años noventa, particularmente por lo que respecta a la industria automotriz y los productos agrícolas.

Aún es pronto para saber el impacto puntual de las medidas que se han acordado, pero la cotización del peso muestra que los mercados lo han tomado con un cauteloso alivio. La industria de autopartes mexicana resultará afectada por la exigencia de que entre 40% y 45% del contenido de los automóviles sea fabricado por empleados que ganen al menos 16 dólares la hora, un salario muy superior al que pagan las armadoras. Tampoco es claro el impacto de la nueva regla que requiere que un 75% del contenido original de los vehículos sea norteamericano para que pueda cruzar la frontera sin pagar arancel. Aunque esta medida parece haber sido tomada con la mirada puesta en Canadá, responsable de buena parte del aluminio y el acero utilizado en la cadena automotriz de toda el área.

La renegociación del nuevo acuerdo comercial ha sido una puesta en escena extraída del manual grotesco y manipulador de Trump. Si bien a estas alturas una anulación completa del acuerdo comercial provocaría tsunamis impredecibles en Estados Unidos, particularmente en las zonas fronterizas, simbióticamente integradas a sus vecinos, él estaba consciente de que el Nafta se ha convertido en el eje de las ramas fundamentales de las economías canadiense y mexicana. Setenta por ciento de las exportaciones de la primera y 80% de la segunda tienen como destino el mercado estadounidense. Con este argumento, la Casa Blanca simple y llanamente amenazó con cancelar por completo el acuerdo a menos que se satisficieran sus caprichos. Sus representantes se sentaron a la mesa demandando lo imposible; eso les permitió imponer semanas más tarde medidas severas que ahora parecían incluso generosas.

Trump también logró algo que sus otros dos socios no estaban dispuestos a entregarle: una negociación por separado. Canadá y México se juraron solidaridad para evitar acuerdos bilaterales. El tratado original había sido trilateral, la renegociación también tendría que serlo. Pero el equipo de Peña Nieto acabó aceptando la ventana de oportunidad que le ofrecían. El presidente mexicano termina su periodo el 1 de diciembre y estaba interesado en zanjar de una vez por todas la espada de Damocles que ha representado la amenaza de Trump contra el Tratado. Seguramente jugó el deseo de despedir su desacreditado sexenio con una imagen histórica.

Pero al acordar por separado, México terminó perjudicando a Canadá. Algunas de las cláusulas aceptadas tienen poco impacto para nosotros pero mucho para los canadienses. Ahora el país del norte tendrá que aceptar las condiciones negociadas por México, si es que desea que el acuerdo vuelva a ser trilateral.

El problema es que la renegociación del TLC está muy lejos de haber saciado al abusador. No había terminado de pavonearse cuando volvió a insistir en la construcción de un muro que México habrá de pagar. Y podemos estar seguros de que antes de la campaña de reelección (2020) anunciará que México está pagando la construcción de la infame pared. Seguramente será un pedazo de barda y con fondos estadounidenses pero él dirá que es una brutal muralla y que el dinero sale de lo que sus acuerdos comerciales le quitaron a nuestro país. Contra un “buleador” así no parece haber defensa, ¿o sí?

@jorgezepedap

FUENTE: EL PAÍS