Renunció Tatiana a un puesto que nunca tuvo, en una subsecretaría que no existe

Jorge Ramírez Pérez 
Geopolítica

Como un reguero de pólvora fue la noticia este fin de  semana en todas las redes, el anuncio de que Tatiana Clouthier mejor optaba por la diputación plurinominal en vez de una subsecretaría en Gobernación, una que por supuesto ni había tomado posesión y que tampoco existe, porque se supone que es una propuesta nueva, la de “participación ciudadana”. Y los comentarios no se han dejado de externar como si fuera una ruptura dentro del círculo cercano del líder político, Andrés López Obrador.

La que será secretaria de Gobernación Olga Sánchez se apresuró a explicar lo inexplicable, que por motivos familiares no se contaría con Tatiana, como si fuera de suficiente peso argumentar un apego a una ciudad por encima de las jugadas políticas que se cocinan en la capital. Nada más falso.

El pasado 15 de agosto lo anticipé al analizar las escaramuzas de la señora Olga Sánchez por enarbolar la agenda que cada vez mas casualmente coincide con George Soros y su Open Society . En esa ocasión publiqué que “Tal vez por eso se siente Tatiana tan desangelada, primero bajo la batuta de la ex ministro, y ahora al darse cuenta que su jefe real, será Encinas”.

Y es que la lógica indicaba con el nombramiento de subsecretaria que a Tatiana la desplazaban a otro nivel.

Fue enviada a una escala jerárquica que no se correspondía con lo que hizo durante la campaña donde salió a dar todo en los debates de medios electrónicos tanto en radio como en televisión, y resultar triunfadora ante otros, que no tenían argumentos como Jorge Castañeda;  tal vez sea mayor su mérito que se aventó a discutir temas sin experiencia en el gobierno, lo que pocos notaron, -porque están igual de ajenos al tema de gobierno-  pero la hija del Maquío sustituyó sus carencias con enjundia; y eso, le ayudó a forjar una imagen de mujer combativa, que pesó más que los errores e imprecisiones y sofismas a los que tuvo que recurrir cuando desde el celular los que la asesoraban, tampoco tenían claridad.

Insisto, a Tatiana no le favoreció la balanza –comparativamente- con muchos desconocidos que tienen en sus manos nombramientos de mayor responsabilidad, que aducen conocimientos académicos pero con una producción científica pobre y cualidades mucho menos calificadas que ella. La sospecha de que su apellido fue usado sin retribución, retumba en los corrillos.

Los detalles anecdóticos se desconocen para el gran público, a mí me parece que no solo fue un problema de jerarquías, sino de  incompatibilidades ideológicas como de carácter con una Secretaria protagónica que no va a admitir rivalidades de imagen.

A Tatiana se le puede señalar con inclinaciones empresariales, ese es y ha sido su entorno; si esta es la razón, al rato sale Alfonso Romo, lo que no parece concretarse por ahora. Lo que si creo es que Tatiana Clouthier conserva valores de la familia y no se puede decir que sea una activista que pueda someterse a la agenda que trae la señora Sánchez por ejemplo. Porque fuera de ese discurso, se duda por todos lados que la que será la secretaria del área política del ejecutivo, pueda tener la capacidad de negociación, la humildad y tolerancia con firmeza que se requiere. El que mas se acerca a esas cualidades es Alejandro Encinas, quien será según mi apreciación, el verdadero secretario que hará la chamba política. Y de esa manera, en automático la Clouthier estaría para efectos prácticos en un tercero o cuarto círculo, distante de Obrador.

Un fuerte factor de ese desplazamiento sin duda fue la expresión abierta de Tatiana en contra de la designación que hizo Obrador de Manuel Bartlett como director de la Comisión Federal de Electricidad, la CFE; porque cuando fue el presidente de la otra desaparecida CFE, -la Comisión Federal Electoral- permitió u ordenó, que el sistema de resultados electorales se cayera, lo que afectó a su padre Manuel Clouthier contra quien se montó el operativo incluso, de desatar una disidencia del PRI, la Corriente Democratizador  que devino en el Frente Democrático Nacional para evitar que el Maquío arribara a la presidencia, se dice que todo el centro de la República, Occidente y el Norte votaron arrolladoramente a favor del panista, y en el Sur y el Valle de México, por Cárdenas.

Y por último está el principal tema de esa subsecretaría, la participación ciudadana que como tal ya está legislada, y se tendrían que realizar reformas para darle el nivel de importancia que aparentemente tienen en mente por ejemplo Pablo Gómez y otros, que quieren un asambleísmo permanente; una democracia plebiscitaria, dicen; para someter a la aclamación de la plaza pública todo asunto, sea meramente político o incluso técnico, como se ve con el proyecto de consulta del aeropuerto.

El hecho es que Tatiana se va a las curules y si no va serla líder se fortalece la versión  de que cayó de la gracia del jefe.

El nombramiento de la que la sucederá en turno fue muy rápido y es el nombre, repito comparativamente de una desconocida:  Diana Álvarez Maury.

Algo muy grave debió haber ocurrido.