De perseverancia y otros valores

Federico Reyes Heroles

La energía es desbordante, el triunfo de AMLO la trajo consigo. Pero las esperanzas están desbordadas y eso es muy riesgoso para un buen gobierno. Doce años de campaña, de lejanía del ejercicio de gobierno, provocaron un discurso con mitos, fantasías y también aciertos evidentes. Ahora el reto es encontrar el justo medio para que la nueva administración sea exitosa

1.- De la Casa Blanca a las recientes fotos de la familia presidencial en París hay un largo desfile de insensibilidad. Cómo exigir privacidad cuando se exhibe la vida privada en lugares públicos y redes sociales. Para aderezar la rabia están las imágenes de alguien de seguridad que pareciera intimidar al periodista-fotógrafo. De ahí el enojo en contra del aparato de seguridad del Ejecutivo federal, son los excesos. Al mismo tiempo, AMLO viaja a Chihuahua en avión comercial y arrastra su equipaje. Hay mucha materia para el contraste. Pero que sólo veinte individuos desarmados y sin experiencia se encarguen de su seguridad es una reacción pendular muy irresponsable.

2.- Mil 250 millones de “extras” en el Congreso, cientos de fideicomisos en la opacidad, turismo legislativo, dos mil 600 millones por “puntualidad” al Ejecutivo, los trabajadores petroleros ocultando sus ingresos, presidentes municipales y diputados locales con sueldos exorbitantes, vehículos costosísimos al por mayor, dispendios en el Senado, una burocracia que creció 30% en los últimos diez años. Mucha tela de dónde cortar, pero esos millones son, por mucho, insuficientes para el financiamiento de las decenas de programas sociales y de infraestructura anunciados por la nueva gestión. Hay demasiados ceros de diferencia. BlackRock, el mayor fondo de inversión, ya brincó. Cuidado.

3.- Que el presidente anuncie una reducción a su sueldo puede ser un ejemplo, pero proceder a rajatabla es otra irresponsabilidad. El líder de los controladores aéreos anunció que podrían ir a huelga. Un desastre. El ministro Cossío ya recordó las limitaciones constitucionales a una reducción a los ministros y cómo se integra el presupuesto del Judicial. Una más, imaginemos la responsabilidad de los directivos de Laguna Verde, un accidente nuclear puede costar la vida a millones. En juzgadores, controladores aéreos, técnicos nucleares, financieros y otros similares, lo deseable es lo mejor en el mercado.

4.- La recuperación del salario es un deseo irreprochable, llevar el salario mínimo a la línea de bienestar, muy deseable, pero, ¿ya calcularon los programas de empleo temporal y el impacto de golpe para el sector productivo?

5.- Hacer crecer el crédito otorgado por la banca de desarrollo puede ser un buen mecanismo de impulso económico. Pero tiene límites. Ha crecido a muy buen ritmo, 11% en los últimos cinco años. Pero cuidado con dañar la calidad de los activos, las garantías y la rentabilidad, porque Moody’s también ya brincó. Cuánto más y cómo lo quieren.

6.- Los foros para la pacificación son, frente al fracaso de tres administraciones, una interesante alternativa, poniendo siempre a las “víctimas al centro”, como ha dicho Olga Sánchez Cordero. Pero, en esto, la precisión es todo, proponer el perdón individual, como lo hizo el Presidente electo, es un asunto de moral privada que no le corresponde al poder público. El perdón oficial se llama amnistía y no es lo mismo amnistiar a perseguidos políticos que a narcotraficantes que han regado sangre por todo México. De qué estamos hablando. Podría haber una amnistía para los miles de presos en espera de sentencia o sentenciados por consumo de droga. Eso hace sentido. Pero Cossío, de nuevo, tiene razón: “No puede haber proceso de paz… si no se tiene un sistema penal eficientísimo”, ver Este País, 327, “Índice estatal de desempeño de procuradurías y fiscalías”.

7.- La legalización de ciertas drogas, mariguana, por ejemplo, es una cuestión de derechos individuales y debe ser acompañada de una política de prevención. Hablar de opiáceos es un asunto muy diferente, muy delicado, de salud pública. EU vive un infierno por el uso excesivo de esas sustancias. Creer que legalizar es la solución a la violencia es ingenuo. Pionero en la legalización, control del cultivo y comercialización de la mariguana, Uruguay ha duplicado sus homicidios dolosos en un año.

8.- No puede haber Estado de derecho cuando desde el poder se condonan adeudos equivalentes a diez veces el precio del avión presidencial. Es un incentivo perverso, contrario a la legalidad.

Soy perseverante, dijo de sí mismo. Es una cualidad: “Firmeza y constancia en la manera de ser o de obrar”. Bienvenida, pero el territorio vecino es el de la necedad. AMLO perseveró y llegó a la Presidencia, pero no es el valor supremo. Es momento de sensatez, de buen juicio, de madurez, de responsabilidad, de prudencia, como diría Gracián.

FUENTE: EXCÉLSIOR