El México de AMLO: Retórica vs. Realidad

Steve Hanke

Colaborador Forbes

El 1 de julio, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ganó las elecciones presidenciales de México en un deslizamiento de tierra. Él obtuvo un enorme 53% de los votos. Esto dejó al candidato del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade, en el polvo, con un tercer puesto y solo un 16% de los votos. A Ricardo Anaya, del conservador Partido de Acción Nacional (PAN), no le fue mucho mejor. Su segundo puesto solo tuvo el 22% de los votos. AMLO, un izquierdista, llevó a cabo una hábil campaña en la que atacó los temas candentes con una retórica elevada: el crimen y la corrupción en México. AMLO convenció a los votantes de que el crimen y la corrupción habían entrado en un ciclo fatal, gracias a los partidos políticos establecidos. También se comprometió a respetar la independencia del Banco de México, mientras que al mismo tiempo prometía más gasto gubernamental.

¿Qué significa este cambio radical en el panorama político para México? Comencemos por echar un vistazo al desempeño del Banco de México. La última columna de Forbes en la que hice eso se remonta al 4 de julio de 1994. Fue entonces cuando el difunto Sir Alan Walters y yo escribimos “The Wobbly Peso”. En esa pieza, predijemos que la paridad del peso se desharía y el peso colapsaría Bueno, lo hizo en diciembre de 1994. ¿Recuerdas la “crisis del tequila”? Desde esos días, el Banco de México ha hecho un trabajo razonable para mantener cierta semblanza de estabilidad económica en México. Pero, aunque ha habido estabilidad, el crecimiento económico de México ha sido anémico. Analicemos los últimos catorce años para ver cómo se comportó el Banco de México. Para mí, lo que cuenta es un enfoque monetario para la determinación del ingreso nacional. El vínculo entre la tasa de crecimiento de la oferta monetaria y el PIB nominal no es ambiguo y abrumador. Como lo expresó Milton Friedman en su entrada en el New Palgrave Dictionary of Economics de 1987, “Quantity Theory of Money” (QTM), “La conclusión (de la QTM) es que los cambios sustanciales en los precios o los ingresos nominales son casi siempre el resultado de cambios en la oferta nominal de dinero. “La forma de ingreso de la QTM dice: MV = Py, donde M es la oferta de dinero, V es la velocidad del dinero, P es el nivel de precio, yy es el PIB real (ingreso nacional).
Captura de pantalla 2018-07-23 a las 22.56.27.png

Usemos el QTM para hacer algunos cálculos de banco para determinar cuáles son las tasas de “crecimiento de oro” para el suministro de dinero. Estas son las tasas de crecimiento monetario amplio que le permitirían al Banco de México alcanzar su meta de inflación. De acuerdo con mis cálculos, el porcentaje promedio del crecimiento del PIB real desde 2003 fue del 2,34%, el crecimiento promedio en la oferta monetaria total (M3) fue del 9,71% y el cambio promedio en la velocidad del dinero fue del -1,92%. Utilizando estos valores y la meta de inflación del Banco de México del 3%, calculé que la tasa de “crecimiento de oro” de México para el Dinero total es del 7.26%. Cálculos: Tasa de crecimiento de oro = objetivo de inflación + crecimiento promedio real del PIB – cambio porcentual promedio en la velocidad Tasa de crecimiento de oro = 3% + 2.34% – (-1.92%) = 7.26% PROFE. STEVE H. HANKE El Banco de México, en promedio, ha excedido la tasa de crecimiento de oro en un 2.45%. No es sorprendente que la tasa de inflación promedio en 4% haya sido un punto porcentual completo sobre el objetivo del Banco de 3%. Entonces, hay buenas razones para que AMLO mantenga sus manos fuera del Banco de México. Si bien no se ha convertido en una gran actuación, se ha convertido en una respetable. En cuanto a las promesas fiscales de AMLO, son caras. Quiere subsidiar la agricultura, ampliar las pensiones y proporcionar becas universitarias, entre otras promesas de generosidad. Si AMLO cumple con estas promesas, México con certeza experimentará mayores déficits fiscales. Y, el Banco de México experimentará un gran dolor de cabeza. En cuanto al peso, puede tambalearse. Entonces, con AMLO, México probablemente se moverá a una zona macroeconómica más inestable.

Cuando pasamos a la corrupción, encontramos mucho en México. El Índice de Percepción de la Corrupción (CPI) es una medida que nos da una idea del nivel de corrupción. Una puntuación de “0” indica que un país se percibe como totalmente corrupto, mientras que un puntaje de “100” indica una “limpieza total” (léase: ninguna percepción de corrupción). De los 180 países calificados por el IPC, México está empatado en el puesto 135 con la República Dominicana, Honduras, Kirguistán, Papúa Nueva Guinea, Paraguay y Rusia. Todos estos países tuvieron un puntaje triste de 29, lo que indica que se perciben como muy corruptos. Si eso no es lo suficientemente malo, desde 2013, el IPC de México se ha estado deteriorando, lo que indica que la corrupción está empeorando. AMLO está claramente en algo grande, algo que lo ayudó a ganar las elecciones. Si bien la retórica de AMLO sobre la lucha contra la corrupción podría estar en lo cierto, la realidad parece ser muy diferente. Para luchar contra la corrupción, tendrá que reducir el gobierno y desregular la economía. Pero, él ha prometido hacer exactamente lo contrario. El crimen es otro tema candente en el que AMLO conquistó las alturas de comando retóricas. Para apreciar qué tan malo es el crimen en México, solo mire el Informe Anual de la Libertad Económica del Mundo 2017 del Fraser Institute. Una de las cinco categorías en las que se clasifican 159 países es la categoría “Sistema legal y derechos de propiedad”. Contiene nueve elementos, que incluyen la “Confiabilidad de la policía” y “Costos comerciales del crimen”. México ocupa el puesto 117 de 159 países en esta categoría. Esto indica un nivel muy alto de crimen. Y, su frecuencia crece cada día que pasa. Una vez más, AMLO califica bien con su retórica contra el crimen, pero la realidad es que no tiene ningún plan de ataque. De hecho, uno se pregunta si él sabe lo que significa la palabra “plan”. Tendremos que esperar hasta que AMLO sea instalado como el próximo presidente de México en diciembre para recibir una imagen más clara de su agenda. En este punto, parece que habrá una gran brecha entre la retórica de AMLO y la realidad de México. De hecho, espero más inestabilidad, más corrupción y más crimen.

 

Escrito por Steve H. Hanke de la Universidad Johns Hopkins.
Síguelo en Twitter @Steve_Hanke.

FUENTE: FORBES