Aeropuerto… camina decisión con Jiménez Espriú

José Yuste

Activo Empresarial

La reunión genera expectativas positivas para el aeropuerto capitalino en construcción.

Este martes se reunieron el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza; la subsecretaria de Transporte, Yuriria Mascott, y el director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, Federico Patiño, con el equipo de transición de López Obrador, encabezado en este tema por Javier Jiménez Espriú, quien será el secretario de la SCT, pero donde también asistió quien será el titular de Hacienda, Carlos Urzúa, y quien será el jefe de Presidencia, Alfonso Romo, y como asesores Carlos Noriega Curtis, José María Rioboó, Eugenio Nájera y Jorge Nuño.

AMBOS EQUIPOS PUSIERON DE SU PARTE

Durante la reunión se entregaron toda clase de informaciones, desde técnicas hasta ambientales.

De la reunión todos salieron alentados. La SCT, del gobierno de Peña Nieto, consideró que la reunión fue benéfica, en términos positivos, con un equipo de transición sensible a los distintos considerandos.

Mientras que del equipo de transición se obtuvo toda la información, de manera abierta, por parte de la SCT y del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México.

LAS TRES ALTERNATIVAS

El equipo de transición, encabezado en este tema por el ingeniero Jiménez Espriú, tiene tres alternativas que explora:

1. Mantener la construcción del actual megaaeropuerto y dejar el debate en donde estuvo, en el calor de las campañas electorales. 2. Otra alternativa es buscar concesiones, donde los constructores pudieran poner de su dinero para la construcción del aeropuerto. 3. Sí construir dos pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía para completar el aeropuerto actual (ya totalmente saturado).

Además, sí es cierto, Jiménez Espriú ha comentado que la decisión podría pasar por una consulta popular.

TUA GENERA MUCHO; SI ES CONCESIÓN, ENTRAMOS: CANAERO

Y aquí es donde vienen varios puntos a tomar en cuenta. Si el aeropuerto fuera concesionado, Ruiz Esparza y Yuriria Mascott lo consideran un error por una poderosa razón: el aeropuerto genera grandes recursos, crecientes y cada vez más.

El financiamiento a través de la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA) es un financiamiento totalmente sólido y que le traerá al gobierno federal recursos. En caso de que fuera concesionado, las aerolíneas han levantado la mano para que se les permita entrar a las concesiones.

Las aerolíneas, a través de la Canaero, encabezada por Sergio Allard, ha comentado que el modelo de concesiones funciona en otros países, pero con las aerolíneas siendo socias del aeropuerto. Ellos quieren apostar y crecer ahí, no sólo pagar renta.

CONSULTA POPULAR FRENTE A CALENDARIO Y CUESTIONES TÉCNICAS

El otro tema es el de la consulta popular. El problema con la consulta popular es que debe impulsar el 33% del Congreso, y el Congreso nuevo sesionará hasta el 1 de septiembre.

O puede convocarla el futuro presidente, López Obrador, quien toma posesión el 1 de diciembre. O se debe realizar cuando existen elecciones federales, a través del INE, y esto es hasta 2021.

Además de estos problemas de calendario, que harían tomar una decisión un poco tardía, de fondo está el tema de si un asunto técnico, de espacio aéreo, de posibilidades para expandir las pistas de aterrizaje saturadas en espacio, donde de por medio van las vidas de quienes tomen el avión, puede decidirse en una consulta popular. El asunto más bien merece una decisión técnica y de costo-beneficio social, económico y ambiental, donde los ingenieros que llevarían la SCT son mucho más proclives a estas decisiones técnicas que a una consulta popular.

JIMÉNEZ ESPRIÚ Y EQUIPO RECEPTIVO

El espíritu de la reunión entre el equipo saliente y entrante fue alentador. Jiménez Espriú, Carlos Urzúa y Poncho Romo fueron receptivos a los distintos análisis e información. Mientras que la SCT y el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México no escondieron nada. El equipo encabezado en este tema por Jiménez Espriú podrá tomar la decisión que logre ver las aristas técnicas, del cono aéreo, pero también económicas-financieras, de lo que conviene más al gobierno, así como sus beneficios sociales y repercusiones ambientales.

FUENTE: EXCÉLSIOR