Simpatizantes de partidos ‘chocan’ en hotel de Puebla

El líder estatal del PAN en Puebla, Jesús Giles Carmona, advirtió que el partido procederá penal y jurídicamente en contra de los simpatizantes y candidatos de Morena

Simpatizantes de Morena irrumpieron esta tarde en el salón de un hotel del sur de la ciudad, dónde acusaron estaba montado un laboratorio electoral con el objetivo de hacer ganar a la candidata de Por Puebla al Frente, Martha Erika Alonso.

Los morenistas y los panistas chocaron, cuando los primeros entraron por la fuerza al inmueble, donde el instituto blanquiazul negó la existencia de una mapachería y explicaron que era un centro de acopio de las actas de casos que eran entregadas por sus representantes.

El líder estatal del PAN en Puebla, Jesús Giles Carmona, advirtió que el partido procederá penal y jurídicamente en contra de los simpatizantes y candidatos de Morena que irrumpieron en el hotel MM Grand Hotel donde –dijo– recibían actas de los representantes de casilla del blanquiazul. 

No nos van a robar a la mala, lo que nosotros les ganamos a la buena”, dijo Giles Carmona, en entrevista.

Por otra parte, el candidato a diputado local por Juntos Haremos Historia, José Juan Espinosa Torres, denunció que en este lugar había actas clonadas que serían sustituidas por las originales para “cuadrar” los datos del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) -que concede una ventaja de casi 4 puntos porcentuales a Alonso Hidalgo sobre Luis Miguel Barbosa Huerta- y el cómputo final de votos que inicia este miércoles.

El fiscal especializado para la Atención de Delitos Electorales en Puebla, Armando López Aguirre, llegó a este sitio para conocer de lo sucedido, pero fue literalmente corrido por los quejosos, quienes lo escoltaron hasta la calle para evitar agresiones.

Sin embargo, en el exterior, López Aguirre fue rodeado, insultado y agredido por los manifestantes, como también su escolta.

Desesperado, el funcionario de la Fiscalía General del Estado de Puebla, subió a una camioneta de la Policía Federal, al igual que su elemento de seguridad, quién fue bajado por la fuerza y párrafo en el suelo, además de arrebatarle su arma de cargo que fue entregada a policías estatales.

 

FUENTE: EXCÉLSIOR