La restauración

Raymundo Riva Palacio

Estrictamente Personal

Finalmente, en el tercer intento, Andrés Manuel López Obrador ganó la presidencia de la República. Su victoria no se queda sólo en su perseverancia y constancia de tres décadas frente a las derrotas, en donde en cada una de ellas optó por una estrategia de hibernación y se fue a recorrer los municipios del país, una y otra vez, para recuperar fuerza y regresar. El triunfo rediseña el mapa político de la nación y sugiere la restauración del absolutismo que se vivía en los tiempos de un régimen cerrado que, en esta ocasión, por la vía de una elección democrática, decidieron como destino la mayoría de los mexicanos. La marcha de López Obrador fue como una estampida de elefantes que arrasó todo lo que le pusieron enfrente al ganar. La elección estaba clara desde las 11 de la mañana, cuando el primer corte de las encuestas de salida le daba 20 puntos de ventaja, el doble de lo que es la señal de ventaja irreversible.

Su victoria, según las proyecciones de todas las encuestas de salida publicadas por los medios de comunicación, es el realineamiento más importante en la historia del país –que sólo se experimentó durante la hegemonía priista del siglo pasado– y modificará por completo el mapa político de la nación. Si el triunfo de López Obrador, líder de la izquierda social que corona casi 70 años de luchas sociales, es trascendental al convertirse en la segunda economía de América Latina que se coloca en el eje contestatario regional, inimaginable para un país que comparte frontera con Estados Unidos y depende en más de 70 por ciento de su sistema productivo, el surgimiento de una sociedad beligerante y harta del statu quo es lo más sobresaliente de la jornada electoral.

López Obrador, un político de buenas intenciones que piensa viejo, nunca cambió su forma de ver al país ni los problemas que lo aquejaban. Lo que se modificó fue el entorno nacional, pero sobre todo cómo las nuevas tecnologías socializaron la información y permitieron a millones ver que no estaban solos en su rechazo a un sistema político que no quiso cambiar en la alternancia. Lo que se movió en la geometría política fue la ciudadanía, que desde hace más de dos años respondía de manera sistemática que votaría por aquél que se opusiera más al presidente Enrique Peña Nieto. La realidad, finalmente, se ajustó a su visión de país.

El presidente galvanizó el malestar incubado por años en contra de un sistema político cerrado, excluyente y podrido por dentro, pero detonado por la corrupción en el sexenio y alimentado por la insensibilidad de sus cercanos. Peña Nieto llegó al final de esta etapa molesto con Miguel Ángel Osorio Chong, su primer secretario de Gobernación que trabajó más para ser su sucesor que en la tarea encomendada, lo considera un traidor, y distanciado de su secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, a quien no le perdona la miopía que lo llevó a apoyar política y financieramente a Ricardo Anaya, que al final lo traicionó. Pero el golpe definitivo fue el gasolinazo.

Anunciado en el verano de 2016 y modificada la liberalización de combustibles en septiembre para iniciar en enero de 2017, la ignorancia del staff amateur en la Presidencia diseñó un manejo político y de comunicación tan deficiente que su resultado se convirtió en el detonador del descontento y que muchos anti López Obrador voltearan a verlo. El gasolinazo produjo una caída en la aprobación del presidente de casi 20 puntos, casi proporcional a un incremento súbito e inexplicable en otras circunstancias de López Obrador. Así se selló la suerte del voto ciudadano, volcado sobre el candidato de Morena. El diagnóstico de Anaya sobre el voto antisistémico fue correcto, pero no pudo arrebatarle nada. Luchó contra José Antonio Meade por el irrelevante segundo lugar y dividieron al electorado anti López Obrador. Su necia ceguera los hundió.

Le regalaron el poder a López Obrador, en la antítesis de lo que es la esencia del poder. Peña Nieto, quien le dijo a los empresarios antes de iniciar la campaña presidencial que lo que sabía, muy bien, era la operación política-electoral, careció de empuje, dominado por sus frivolidades personales. La estrategia final de hacer este domingo una movilización del aparato con el apoyo de ocho gobernadores panistas, no funcionó. La ruptura de los panistas con Anaya, iniciada de manera orgánica pero alimentada en las últimas semanas por el presidente y el equipo de campaña de Meade, fracasó. La elección de Estado no pudo ante la ola de López Obrador, que dejó sin incentivos a los gobernadores de meterse en el proceso.

El tsunami, como venían anticipando hace meses en el equipo íntimo de López Obrador que vendría, sucedió. El resultado le dará a López Obrador un mandato claro y una gobernabilidad, al garantizarle, sobre los datos preliminares, la mayoría absoluta en el Congreso y una fuerte bancada en el Senado, con lo que no le deberá causar mucho trabajo para conseguir las mayorías calificadas para cuantas reformas constitucionales quiera hacer.

Será la primera vez, en la era de las elecciones democráticas mexicanas, que el presidente tiene también el respaldo legislativo para hacer los ajustes que tanto ha soñado en el país, con la visión sostenida durante décadas, la opción por los pobres a costa de las mafias del poder y las clases medias. Esto es lo que votaron los mexicanos este domingo de manera mayoritaria. López Obrador no engañó nunca. Ese es el proyecto que logró un mandato sin precedente en esta era, vale la pena insistir, de la democracia mexicana.

FUENTE: EL FINANCIERO