No hay cambio, todo igual

Al hacer la presentación de quienes formarán parte de su gabinete legal y ampliado, el Gobernador Electo del Estado de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, afirmó que en unas cuantas horas iniciará no sólo un nuevo gobierno, sino una nueva y mejor etapa en la historia de Veracruz FOTO: PRENSA GOBERNADOR YUNES Al hacer la presentación de quienes formarán parte de su gabinete legal y ampliado, el Gobernador Electo del Estado de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, afirmó que en unas cuantas horas iniciará no sólo un nuevo gobierno, sino una nueva y mejor etapa en la historia de Veracruz FOTO: PRENSA GOBERNADOR YUNES

Captura de pantalla 2017-11-13 a las 20.28.38

 

 

 

Por Silvia Núñez

En tu memoria Luciano.

Un año más. Hoy se cumplen cuatro años de tu asesinato. El Fiscal General del Estado de Veracruz, Jorge Winckler Ortiz, mantiene libre a tu asesino, el supuesto galeno, Carlos Bravo Soriano.  Pese haber sido declarado culpable, goza de la libertad que a ti robó. La impunidad no ha cambiado en este gobierno mi querido Luciano Enrique Ayil Gamboa, todo igual.

 No hay cambio, todo igual

La violencia no cesa. Pese a las cifras “alegres” del gobernador del estado, Miguel Ángel Yunes Linares, manifestadas  en su Primer Informe de Gobierno, así como también lo emitido en las comparecencias -que se están realizando a causa de la glosa de ese ejercicio de resultados de ejecutivo estatal- por parte del secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán y el secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié, insisten y argumentan en una historia ajena a la realidad que vive el estado de Veracruz. 

Ni Franco ni Téllez fueron realmente cuestionados por parte de los legisladores. Un acto similar que vivieron los secretarios cuando el Partido Revolucionario Institucional (PRI) gobernaba la entidad. Nada cambia, aunque el mini gobernador diga lo contrario. Según Yunes Linares su gobierno es del “cambio” y en la radio podemos oír los spots que contrató y que fueron pagados con el erario. También si recorremos el estado y los municipios, se pueden apreciar los espectaculares con fotografías de Javier Duarte –el hombre que lo hizo gobernador y que debería de ponerle un altar y no denigrarlo- con antifaz y aun lado, él, con la perorata que utilizó en su campaña, la misma estrategia. Todo lo citado, pagado con el dinero de los veracruzanos. La misma escuela priísta.

Ayer mismo Yunes Linares expresó que la seguridad en el estado iba a la baja. Se alegró sobre la recaptura del supuesto asesino del neurocirujano que se fugó del Hospital de Yanga el mismo día que asistiría al Congreso del Estado a entregar su Primer Informe de Gobierno por escrito. Se alegró de una recaptura cuando el médico jamás debió haber sido asesinado. Cuando su negligencia como los de los secretarios están dejando mucho que desear, mientras que Veracruz se encuentra dando tumbos, perdido, desamparado y con una ingobernabilidad insostenible. 

Tanto Téllez, Franco y el aprendiz fiscalito, intolerante y sensible, se han convertido en sus “damas de compañía”. Ninguno sabe realmente lo que tiene que hacer. Ninguno tiene ni remota idea de sus funciones. Yunes al parecer, todos los días les dicta la plana y les indica con qué pie deben de saltar ese día. Un verdadero desastre que los ciudadanos están pagando en carne propia. 

Si la cabeza está putrefacta, que podemos esperar del resto del cuerpo. 

La prensa violentada 

 Para el gobierno yunista, existe libertad de expresión y respeto a los comunicadores. Como siempre en su reducido espectro contextual, así es. Yunes Linares no se percata del veneno que fluye –casi natural- de sus interlocuciones con la prensa. Sus ofensas son continuas y las acciones de sus intolerantes colaboradores más.

Jorge Winckler Ortiz, ordena medidas drásticas en contra de la prensa por parte de sus fieles lacayos que están que se desempeñan en las fiscalías. Gente inexperta en política, que no entienden ni un gramo de ella, ni tampoco de su papel en el cargo. Atacan, agravian y hasta bloquean el acceso a ellos vía telefónica. Al bloquear los números de los periodistas incómodos, también lo hacen con la sociedad que merece estar informada. 

Para la prensa “nociva” ni una entrevista, mientras que para los “maiceados”, la prensa oficial yunista, hay cordialidad, buen trato y hasta fotos con ellos en las camionetas compradas con el dinero de los ciudadanos. La opulencia que les brindan no se puede ocultar y hay otros, que hasta dicen trabajar en la Fiscalía General del Estado en la ciudad capital, pero se les ve reporteando en la ciudad y puerto de Veracruz, quitados de la pena. ¿Aviadores? Hay miles en todas las dependencias pese a que Yunes Linares lo niegue. Solo basta a que se pare a las 08:00 horas en cualquier secretaria o institución pública de su preferencia y verá el aterrizaje de cada uno de ellos. 

La prensa “nociva” para Yunes Linares, es la misma que criticó a Fidel Herrera Beltrán y a Javier Duarte de Ochoa –con excepción de unos cuantos que siempre se han declarado panistas y se desgarraban las vestiduras en defensa de Yunes-. Esa misma prensa que el ahora mini gobernador les aplaudía y hasta reconocía su labor en el fidelato y duartismo, hoy para él, son sus peores enemigos. La violencia se da bajo diferentes estrategias: golpear físicamente, matar y violentar derivado de la mala saña y la lengua viperina.

Hasta donde ha llegado la violencia en contra de la prensa que 20 comunicadores del estado han interpuesto un amparo para exigir que el fiscalito los desbloqueé en las redes sociales. A una servidora, ordenó a su jefe de prensa, Conrado Hernández Ortiz sacarla del grupo de WhatsApp de la FGE para no tener acceso a la información de la Fiscalía. Su fiscalito Especial en Atención de Denuncias por Personas Desaparecidas, Luis Eduardo Coronel Gamboa, mantiene también un bloqueo consistente con la columnista por su intolerancia a la crítica y por órdenes de su jefe supremo. 

Pequeños, reducidos y con muchos traumas personales encima. El gobierno del “cambio” no ha servido de nada para quienes habitan el estado y mucho menos hay respeto para el trabajo periodístico que los comunicadores serios realizan en la entidad. Para Yunes Linares la prensa estatal no le merece ningún respeto y por lo tanto, la mayoría de sus colaboradores actúan igualmente con dolo en contra de la misma. 

Quejas y comentarios:

fueradefoco@agnveracruz.com.mx

fueradefoco67@gmail.com